Read it in english below…

Hoy vengo a hablaros sobre un manga que me he terminado hace poco: One Pound Gospel.

One Pound Gospel es una historia que podríamos calificar entre deportiva y romántica creada por Rumiko Takahashi, autora de Ranma ½ o Inuyasha, entre otros.

Trata sobre un boxeador algo mediocre, Hatanaka, el cual está enamorado de Ángela, una monja de clausura en el convento de Santa María.

Hatanaka entrena en un gimnasio para ser el campeón de peso pluma, pero tiene un defecto muy grande, le gusta mucho comer. Su  entrenador siempre va detrás de él para que no pase de peso y pueda competir. A todo esto se suma su amor (u obsesión) por la hermana Ángela, la cual no puede (o no debe) corresponderle. Ella reza mucho por él, e incluso va a verle a las competiciones con otras monjas, y a pesar de sentir algo por él, ella dice estar vinculada a Dios.

A todo esto se suma el toque humorístico de Rumiko, así como, los líos amorosos entre los que ella siempre mete a los personajes.

Personalmente no esperaba que me llamase la atención este manga, pero fue leer uno y querer leer el siguiente, y así hasta que los terminé. Y por supuesto, tenía que hacerme con la colección. Son cuatro mangas en formato Big Manga y fueron publicados por la editorial Glénat (hablo de España) y están por 10€ en librerías.

Espero que podáis darle una oportunidad, ¡valen la pena!

 

****************************

 

Today I will to tell you about a manga that I recently finished: One Pound Gospel.
One Pound Gospel is a story that we could describe as sporting and romantic created by Rumiko Takahashi, author of Ranma ½ or Inuyasha, among others.

 

It’s about a mediocre boxer, Hatanaka, who is in love with Angela, a nun from the convent of Santa Maria. 

Hatanaka trains in a gym to be the featherweight champion, but has a very big failing, he likes to eat a lot. His trainer always goes behind him so he does not pass weight and can compete. To all this we can add his love (or maybe obsession) for Sister Angela, which can not (or should not) correspond. She prays a lot for him, and even goes to see him in competitions with other nuns, and despite feeling something for him, she says she is linked to God.

We can add to this all the humoristic and romantic touch that Rumiko always put in all of her characters.

Personally I didn’t expect this manga was going to catch my attention, but I already read one and want to read the next, and so on until I finished. And of course, I had to do the complete collection of four books. They are four mangas in  tankōbon.

I hope you can give it a try, it’s worth it!